viernes, noviembre 03, 2006

LO TUYO, LO MIO.....Y LO DE TODO EL MUNDO

¿Qué hiciste?, no te cansas de embarrarla una y otra vez?, no te das cuenta que aún alejado el día en horas de la noche sigues ahí, en la nada, pendiente, inmersa en tus propias cagadas, respirando de ese aroma del que te aquejas, y por si fuera poco, llegan tus amigos a discutir sobre temas prohibidos, a abrir heridas, a causarle estragos a este pobre amortiguador - ¿Qué hiciste?, no te cansas de embarrarla una y otra vez? – ash, y anotas, lo tachas, lo meditas, lo absorbes, se dan cuenta, cambia la cara, el ánimo se precipita, permaneces callada, no necesitas contarles, tu rostro y tu silencio lo dicen todo - ¿Qué hiciste?, no te cansas de embarrarla una y otra vez? – te delatan, te delatas, rápido, reacciona, no puedes, pero quieres, te quedas pensando en palabras “todos menos tu, todos menos tu” (8)…

¿Qué hiciste?, no te cansas de embarrarla una y otra vez?, tienes cuerditas que rodean tu cuerpo y en el otro extremo están atadas a _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ , vaya atadura, que ni tu misma sabes cómo soltarte, igual te asusta si te llegas a desatar, quedarías en “pierda”, por eso sigues ahí sin moverte, o moviéndote cuidadosamente, como estúpida, como en el purgatorio, pagando qué? – ¿Qué hiciste?, no te cansas de embarrarla una y otra vez? – y si se zafa algún nudo, de nuevo tortuosamente lo vuelves a atar – locaaaaaa –.

Puedes vivir con polillas – bióloga – con maleza, con catabolismo, con pequeños proteosomas en tu corazón, con un corazón como el del anciano que nombrada el cuentero en el bus, pero después te das cuenta que la biología no puede hacerte del todo feliz, que casi todo tu corazón está lleno, pero hay un lugar deshabitado que quieres llenar, vaciar otros compartimientos de este órgano para rellenarlo con otras cosas, cerrar puertas, abrir otras – ¿Qué hiciste?, no te cansas de embarrarla una y otra vez? – pero de nuevo, tus amigos, hablando de amoooooooor, y recuerdas ¿amar? ¿Cómo saber que amaste si no tienes de donde comparar?, de nuevo el amor, siempre enredas, siempre me jodes……

A veces me pregunto ¿Cómo hubiera sido si aun pensara lo que pensaba de él, cómo estaría hoy, sería feliz?, pero solo se quedan en preguntas sin responder, porque sin querer llegaste y me atropellaste, y ahora me convertí en una romántica patéticamente desgraciada, pensando en volver a sentir maripositas, y en encontrar a esa niña - ¿Qué hiciste?, no te cansas de embarrarla una y otra vez? -.







“Lo que yo quiero muchacha de ojos tristes es que mueras por mi” (8)

5 comentarios:

Andrea dijo...

no entiendooooooooo...!!!!!!!!!

Andrea dijo...

perdón por no entender... haré de cuenta que entiendo :P

Angelika godoy dijo...

umm bruja, como que la embarraste?

Clementine dijo...

ahh vaina! me dejas super intrigada en que la embarraste..o en que la embarraron, o lo que sea..
respecto a lo que dices, eso de "me converti en una romantica pateticamente desgraciada"..niña por dios! no te des tan duro, y bueno..para mi el romanticismo..nunca será patetico ni desgraciado...sentir maripositas es sentir maripositas!

un abrazo

Vica dijo...

Y que me muera contigo si te matas, porque amores que matan, nunca mueren.
La misma ciudad, diferentes opciones.