jueves, junio 07, 2007

05 JUN 2007

Sus ojos se confundían con su mirada, sus manos se confundían con su tacto, su boca se confundía con sus palabras, mi cuerpo tembloroso solo le respondía QUIERO SENTIRTE, no hubo espacio para el miedo, a ese bellaco lo dejamos atrás ese domingo de espantos, el idioma del silencio causó estragos y produjo una batalla intensa de besos




NADA ES MÁS DULCE QUE TENERTE A MI LADO

5 comentarios:

melli dijo...

El silencio y su sabiduría, suaviza besos en sus batallas.
El silencio actúa ante la palabra muda, y lo hace bien.

Besos, niña.

melli dijo...

Leí un post en lo de Afrodita, que cuenta que son amigas junto a Clementine.
La tres son redulces, debí imaginarlo.

Besos

Anabella dijo...

adios a ese bellaco!. Me alegra... adelante la pasión.

fab/ dijo...

Huyo de este blog también Mistress, aunque quizás lo último que he escrito sea lo mas sincero de mi lápiz lleno de realidades que muchos no comprenderían.
Mi vida pasa rondando escondites, ocultándome de muchedumbres heteropensantes, de personajes inválidos de comprensiones ajenas,
aunque siempre al final me muestre en los corazones simples.

Besos de mi otro yo.

naibis-cohen dijo...

El idioma del silencio es mágico...

y más cuando es ese silencio es roto sólo por una palabra :

"te amo".

¿no crees?