domingo, octubre 22, 2006

25:38

Alguna vez imaginaste que me volverías a confundir?, no imaginas cuántas veces anhele que esas palabras que anoche me dijiste las hubieras pronunciado cuando nuestro presente aún vivía.

Me dejaste sin voz, con la sensación de miles de punzadas por mi cuerpo, con el propio Leviatán me dejaste…
Me pintas un “país de las maravillas” hermoso – ni tu misma te lo crees – y me dices que te tome de la mano y recorra contigo sus ciudades… después refutas mi opinión con la idea del eterno retorno, nombrándome ya no el “país de las maravillas” sino la Tierra de nunca jamás, “donde jamás quise herirte, donde jamás quise verte llorar ni sufrir, donde te amé tanto que hoy aun me duele haber permitido que otra entrara en tu y mi nunca jamás”…es verdad, la metiste hasta que la intrusa terminó marchitando nuestra idea.

…PARA, DEJAME ENLOQUECER, HABLAMOS DESPUES…


(última llamada 25:38) à 25 minutos de perdición, sensación agridulce…


¿AHORA QUÉ?


"Y hoy no hay mendigo que yo no envidie solamente por no ser yo" Pessoa

1 comentario:

KT dijo...

Los intrusos siempre seran intrusos y nunca perteneceran ninguna parte, pero los habitantes...ellos nunca kambiaran y 100pre tendran un lugar al cual volver